VIAJANDO CON LO PUESTO

viajando con lo puesto

Viajando con lo puesto fue un proyecto musical en el que se dieron rienda suelta a todos los sentimientos y emociones que llevamos dentro. Fue una nueva y bonita forma de expresarnos y de contar verdades y mentiras a través de un bajo, una guitarra y una potente voz.

Salimos de aventura muy ligeros de equipaje. Viajaremos con lo puesto, con la maleta prácticamente vacía, sin muchos artificios, para sacar lo mejor que llevamos dentro. El comienzo fue muy bueno y muy complicado, pero muy bueno. Nos quedaba mucho que aprender, mucho que transformar y mucho camino por delante, pero ver el proyecto avanzar fue genial. Eran buenos tiempos y estábamos encantados de la vida.

viajando con lo puesto

El primer valor que tenía la banda fue Noelia, esta guapa valenciana que con su potente y arrolladora voz rica en matices, consigue darle a la música ese inolvidable toque de sensualidad y frescura tan característico en las interpretaciones de Viajando con lo puesto.

noelia viajando con lo puesto

Altas dosis de jovialidad y simpatía y mucha fuerza sobre el escenario logran, sin duda, que esta mujer no te deje indiferente.

Al cargo de toda la sección rítmica de la banda estaba Ranuchi, un gran músico que, con el perfecto groove que brota de su bajo, hace que la música fluya.

ranuchi viajando con lo puesto

Además de su faceta de músico, está la de humorista nato. Ranuchi es un hombre que le va dando esos toques humorísticos a todas las situaciones de la vida, incluyendo la música y los ensayos. Le hemos dicho que en los directos incluya algún monólogo, pero dice que le da vergüenza. Como si él supiera qué es eso.

Llegamos a la parte guitarrística del grupo. Juan Trece lleva más de media vida con una guitarra en la mano y ese poso que va quedando es el que lleva patente el sonido de la banda. Estuvo encargado de la parte melódica de la música, y hacía que los temas se definan como algo vivo, con entidad propia.

juan trece viajando con lo puesto

Siempre ha sido el miembro de la banda más dedicado a la composición y arreglos de temas, aunque Noelia también estuvo haciendo algunas cositas.

UN POCO DE HISTORIA

El 29 de abril de 2015 fue el día en el que nos embarcamos en esta aventura, llevando bajo el brazo una carpeta con un puñado de canciones, con la mirada fija en un horizonte que nos parecía lejano pero con mucha ilusión para afrontar un nuevo viaje.

Ocurrió como ocurren tantas cosas bonitas: por casualidad. Te pasas la vida pateando caminos, cruzándote con gente, viendo pasar oportunidades, hasta que un día te das cuenta de que estás en el sitio adecuado y en el momento adecuado. Ese instante es el que no hay que dejar escapar porque puede materializarse en algo de verdad, como ocurrió con ‘Viajando con lo puesto’. Esa casualidad ha llevado a emprender un viaje real, un viaje que está vivo y al que le queremos dar vida.

Y terminó pasando porque realmente queríamos que pasara. Queríamos que nuestras vidas volvieran a dar un giro. Queríamos meternos de cabeza en otra aventura. Queríamos cumplir ese pequeño sueño medio olvidado y medio vetusto, pero que todavía latía. Queríamos tirarnos a la piscina. La idea llevaba meses rondando por la cabeza: renovar material, reescribir temas, darles un aire nuevo. Con este fantástico proyecto se llegaron a optimizar los recursos para minimizarlo todo, partir otra vez de cero y revivir tantas y tantas canciones con un nuevo punto de vista, con otra perspectiva, sin más artificios que lo justo y necesario para que sonaran de forma maravillosa pero, a la vez, diáfanas y leves. Un proyecto completamente distinto a todo lo que habíamos hecho hasta ahora. Para saltar al vacío estábamos tan solo Noelia, Ranuchi y Juan, y juntos pusieron en marcha este genial viaje en el que estuvimos reinventando canciones, sueños y muchas situaciones emocionantes que nos llegaron a hacer mejores personas.

El camino estuvo lleno de buenos momentos y de buena música, de mucho trabajo, pero también lleno de mucha ilusión. Fue un camino emocionante que, lamentablemente, terminó definitivamente el 29 de junio de 2017, después de algo más de dos años de historia. Atrás han quedado conciertos, grabaciones, ensayos, risas, momentos mágicos, buenos amigos y mucha, mucha música. Esperamos volver algún día a retomar esta maravillosa aventura.

Compartir
Scroll UpScroll Up