BIOGRAFÍA

Juan Trece (Almería, España; 12 de junio de 1973), es un músico y escritor español. Hasta el momento, ha publicado dos discos de estudio, uno de ellos en solitario y el otro con la banda de rock Minutos robados. En su faceta literaria, ha publicado un libro de poemas.

El mundo vio por primera vez a Juan Trece la primavera de 1973 en la Almería española, tierra de músicos, genios y saltimbanquis varios. Su pasión por la creatividad le ha hecho explorar desde siempre muchas facetas artísticas fundamentalmente la música, la literatura y el dibujo, y ha encontrado en estas disciplinas unas valiosas herramientas para canalizar esa creatividad y el bullir de su mente. Está decidido desde hace muchos años a buscar la inmortalidad y la mejor forma de no morir es crear y recrear el entorno, los sueños, las verdades, las mentiras y toda la fantástica espiral de locura en la que estamos sumidos.

Su andadura musical comenzó, siendo todavía un crío, con una sencilla flauta. Como tantos niños, en el colegio comenzó a estudiar música con aquella flauta que llevaba siempre encima, aunque pronto fue abandonada tras conocer la guitarra. Los inicios en las seis cuerdas fueron en el mundo del flamenco durante algunos años compaginándolo con el rock acústico otros pocos años más. A mediados de la década de los 90, y con muchas ideas en la cabeza, había compuesto unos 150 temas de rock acústico que nunca vieron la luz. Ya por aquellos años tenía en mente la formación de alguna banda que nunca llegó a materializarse. Esqueleto de metal y Goma-2 fueron algunos intentos fallidos de comenzar con algo serio. Después del salto a la guitarra eléctrica, y después de aparcar la idea de montar una banda, comenzó a moverse por diversos estilos pasando por el blues, el rock y metal así que, composición y estudio se centraron en esta dirección hasta llegar a definir un sonido y un carácter musical propios.

El primer intento de montar una banda en plan serio pero, a la vez, de una forma muy atípica fue Al final del pasillo. Aquel proyecto era una formación heavy rock creada a través de Internet y cuyos integrantes no se conocían entre ellos. De esta forma tan curiosa y estableciendo la comunicación por mensajería y correo electrónico, se lanzaron a componer y grabar un proyecto de disco que llevaría por título Once besos. Juan Trece a la guitarra y escribiendo las letras de los temas, Kapitan Morgan también a la guitarra y a las voces, y Germán al bajo y a la batería. Desafortunadamente, aquel proyecto no llegó a completarse del todo y, después de cuatro temas, la banda se disolvió y se cancelaron las grabaciones. Era una idea muy buena, y los resultados de aquellas grabaciones fueron fantásticos. Además, basado en este modelo de banda a distancia se intentó crear Rock Virtual, proyecto que trataba de poner en contacto a músicos de todo el planeta y promover la grabación de música a distancia, aunque también terminó por abandonarse.

Después de que el proyecto Al final del pasillo quedara disuelto, pasó a formar parte de la banda Sin consenso como guitarrista y vocalista. Esta banda estaba dedicada a hacer versiones de grandes clásicos del rock internacional y, en aproximadamente cuatro años de historia, tuvo bastantes cambios en su formación. De hecho, llegaron a ser diez los miembros que entraron y salieron de la banda, incluyendo varios guitarristas y varios cantantes. Aquella banda quedó disuelta en abril de 2014 por diferencias musicales entre sus miembros, y después de haber dado tan solo un concierto. Fueron buenos años que, lamentablemente, quedaron en nada. En aquella época, y de manera paralela a Sin consenso, Juan formó un grupo de blues al que llamó La banda de los martes. Aquella banda estaba compuesta por Juan Trece a la guitarra y voces, Harry también a la guitarra y voces, y Ranuchi al bajo. Con este proyecto dejó un poco de lado las versiones de temas y se dedicó de nuevo a la composición de nuevos blues. Fue un proyecto muy breve pero muy interesante y muy productivo. Desafortunadamente, la disolución de Sin consenso llevó también a la disolución de La banda de los martes, ya que los tres integrantes formaban parte de ambas bandas.

La salida de Sin consenso dio lugar a uno de los acontecimientos musicales más importantes en la historia de Juan Trece, y se debe a que, acompañado de tres músicos de aquella misma banda, nacía, en mayo de 2014 La promesa de Ítaca, proyecto del que formó parte como guitarrista hasta su disolución en enero de 2017. Con La promesa de Ítaca quedaron a un lado definitivamente las versiones de clásicos y estuvo dedicado por completo a la composición de temas propios. Esta nueva banda estaba integrada por Juan Trece a la guitarra, Ranuchi al bajo, Emilio a la guitarra y Rosana a las voces y con tan solo un mes y medio de historia tuvo la oportunidad de debutar en directo. El salto a la fama fue en junio de 2014 en la Escuela de Música de Almería, donde interpretaron el tema de Rosana ‘Momento a momento’. Era el paso más importante desde la formación de Sin consenso, cuatro años atrás. Tres días más tarde, La promesa de Ítaca volvía a participar en otro directo, esta vez coincidiendo con el Día internacional de la Música, en el Paseo Marítimo de Almería. Fue una tarde genial donde tuvieron la oportunidad de interpretar cinco temas del repertorio.

Ciertos pequeños problemas internos hicieron que todo el fuelle que tenía la banda se fuera perdiendo, se fuera aflojando. El principio de 2015 fue un momento delicado en el que la falta de interés y de compromiso por la banda fueron la tónica generalizada. De alguna forma se estaban empezando a perder las ganas que había al principio y el grupo comenzaba a enfriarse. Todos estos motivos dieron lugar a que Juan Trece tratara de seguir avanzando, aunque en otra dirección. Basándose en el formato probado en La banda de los martes comenzó a reunir material para dar forma a otra nueva banda. Con este proyecto en mente y con Ranuchi de compañero, empezaba de nuevo la construcción de otro proyecto en que dejarse la piel. Era el momento de dar un paso más.

El 29 de abril de 2015 tenía lugar el nacimiento del proyecto más importante emprendido hasta ese momento por Juan Trece. Llevando como compañeros a Noelia y a Ranuchi comenzaba la travesía de la banda Viajando con lo puesto. Había llegado el momento de soltar todo el lastre acumulado tras años cargados de proyectos idos a menos. Viajando con lo puesto es un nuevo proyecto musical con el que Juan Trece estuvo dando rienda suelta a tantos sentimientos y emociones. Una nueva forma de expresarse y de contar verdades y mentiras a través de un bajo, una guitarra y una potente voz.

Para esta nueva banda, hubo que reinventar la manera de entender la música para enfrentarse a un formato completamente distinto, renovar material, reescribir temas, darles un aire nuevo. Con este fantástico proyecto se optimizaron los recursos para minimizarlo todo, partir otra vez de cero y revivir tantas y tantas canciones con un nuevo punto de vista, con otra perspectiva, sin más artificios que lo justo y necesario para que sonaran de forma maravillosa pero, a la vez, diáfanas y leves. Un proyecto cargado de mucho trabajo pero también de mucha ilusión, buenos momentos y buena música. Un viaje maravilloso que, por desgracia terminó en junio de 2017.

El paso más importante de la banda Viajando con lo puesto, hasta aquel momento, fue el esperado debut en directo. El evento tuvo lugar el 8 de agosto de 2015 en un ambiente cercano y privado, en la Terraza Pita Sound. Con muchísima ilusión por parte de todos, el show se desarrolló de forma impecable y muy divertida. Al fin había llegado el tan ansiado premio a tantos años de perseguir un sueño. Había sido la primera piedra, los primeros pasos de una aventura genial.

De forma paralela a Viajando con lo puesto, en octubre de 2015 surgió una banda de versiones llamada Calandria Club, y que empezó como un pasatiempo, aunque fue creciendo y progresando hasta llegar a cotas altas. En mayo de 2017 tuvo lugar el bautismo en directo de la banda, en el Ecoencuentro 2017 organizado en Almócita, teniendo una muy buena crítica. Fueron unas cuantas ocasiones más las que participó Calandria Club en algún directo, haciendo su última aparición en diciembre de 2017, fecha en la que comenzó el declive.

En la actualidad, después de que La promesa de Ítaca y Viajando con lo puesto se hayan disuelto y Calandria Club haya pasado el punto sin retorno, Juan Trece está embarcado en un proyecto completamente nuevo, que ya está dando grandes frutos. Se trata de la banda Minutos robados, con la que ha vuelto a explorar el blues y el rock, sacando a la luz tantos y tantos temas escritos a lo largo del tiempo y que permanecían escondidos en carpetas.

Minutos robados es el proyecto con mejor proyección de los que ha creado Juan Trece, y está dando muy buenos resultados. Se ha convertido en una banda que ha conseguido hacerse con un sonido propio y con un directo de gran fuerza. Desde marzo de 2019 está disponible su primer trabajo de estudio que lleva por título Huellas del tiempo. Minutos robados es una banda con mucha música que ofrecer y con mucho que decir en el panorama musical.

Scroll UpScroll Up