AL FINAL DEL PASILLO

Contando ya con 30 años, Juan Trece adquirió su primera guitarra eléctrica; una réplica de Stratocaster con la que estuvo tocando más de dos años. Con este instrumento hizo el primer intento de montar una banda en serio pero, a la vez, de una forma muy atípica. Al final del pasillo se creó como un proyecto musical consistente en grabar canciones desde la distancia, utilizando Internet como medio de intercambio de ficheros.

Al final del pasillo Juan Trece

Al final del pasillo era una formación heavy rock creada a través de Internet y cuyos integrantes no se conocían entre ellos. De esta forma tan curiosa y estableciendo la comunicación por mensajería y correo electrónico, se lanzaron a componer y grabar un proyecto de disco que llevaría por título Once besos. Juan Trece a la guitarra y escribiendo las letras de los temas, Kapitan Morgan también a la guitarra y a las voces, y Germán al bajo y a la batería. Desafortunadamente, aquel proyecto no llegó a completarse del todo y, después de cuatro temas, la banda se disolvió y se cancelaron las grabaciones. Era una idea muy buena, y los resultados de aquellas grabaciones fueron fantásticos. Además, basado en este modelo de banda a distancia se creó Rock Virtual, un proyecto que trataba de poner en contacto a músicos de todo el planeta y promover la grabación de música a distancia, aunque también terminó por abandonarse, tras pocos meses de existencia.

Compartir
Scroll UpScroll Up